Vende pulpa congelada de frutos tropicales

0
48

El nuevo emprendimiento resulta una bocanada de aire fresco para el norte.

El maracuyá, el mango y el ananá son frutas tropicales que cuentan con un importante potencial productivo en la zona norte de la provincia, ya que son productos que con valor agregado son bien recibidos en el mercado y pueden ser un nicho importante de comercialización en Salta.

Pero para eso se debe contar con políticas que apoyen a la producción en escala de dichos cultivos, para así abastecer a los compradores.

En el norte salteño hace algunos años trabaja la fábrica de frutos tropicales Las Abuelas, donde realizan dulces y pulpas procesadas y congeladas con el objetivo de abastecer no solo el mercado local sino llegar a futuro a distintos puntos del país. Al respecto, el ingeniero agrónomo Carlos Suárez, titular de la firma, señaló que «lo que se ve es un potencial muy grande. Son nichos de mercado a los cuales pretendes abastecer con los nuevos emprendimientos que se puedan desarrollar en la provincia. Además nos dimos cuenta en esta cuarentena que hay un mercado local que demanda este tipo de productos».

El potencial que logran estos productos, al tener un valor agregado, generan que se los considere como gourmet; lo cual permite que el ingreso al mercado sea rápido, considerando que la pulpa conserva su sabor original y propiedades durante 6 meses congelada.

En consecuencia, el profesional resaltó que «pretendemos encontrar la vuelta al producto para instalar nuevas unidades productivas dentro de la provincia misma».

Y aclaró que «esto no sucede solo con el mango, el maracuyá y el ananá, sino que hay otro tipos de frutas como, por ejemplo, los arándanos».

Comodidad y valor nutritivo

«Imagine la comodidad de sacar del refrigerador un sachet de fruta natural, fresca y saludable, lista para utilizarla en algún jugo o postre con sólo licuarla, todo esto después de haberla guardado allí hace dos años. Imagine la posibilidad de que sus niños puedan sacar otro sachet del refrigerador y que puedan desayunar un almíbar de fruta, después de haberlo guardado hace tres meses. No, no hay preservantes ni aditivos, en ninguno de los dos casos. Lo que sí hay son los nutrientes frescos de la fruta al instante», detalló Suárez.

Las Abuelas trabaja a pulmón para poner en el mercado estos dos productos bajo la marca Full Sabor, que se ofrecen como una alternativa natural de alimentos.

Estos son productos que ya ingresan no solo en los hogares de los vecinos sino también en algunas heladerías artesanales y restaurantes, donde son utilizados para la elaboración de helados o postres.

Busca un lugar en la industria

Un pequeño emprendimiento en la ciudad de Orán se convirtió en la única empresa familiar de la provincia de Salta que se dedica al envasado de pulpas tropicales que busca un lugar en la industria nacional.

El ingeniero agrónomo Carlos Suárez y su esposa Elizabeth Vaca, se embarcaron en este proyecto hace muchos años.

Esta historia comenzó con el maracuyá, la fruta estrella que hace unos 18 años comenzaba a conocerse en la zona tropical.

Primero, en un galpón prestado, intentaban extraer su jugo con un secarropas centrífugo y luego, con sacrificio, pudieron acceder a una pequeña máquina despulpadora.

Pulpa de maracuyá congelada, lista para ser comercializada.

Llevan años trabajando en una idea que al fin vio la luz

«Es un trabajo que iniciamos hace varios años con mucho cariño, y que lentamente se fue autofinanciando hasta llegar a concretar lo anhelado: una pequeña fábrica de pulpas y dulces de frutas tropicales”, comentó el apasionado profesional, mientras explicó que la esterilización de los frascos, el envasado y el tapado de las botellas se hacen todavía de manera manual.

La suya ya es una marca registrada y cuenta con una fábrica propia y una plantación de dos hectáreas, con habilitación municipal en trámite. Gracias a un convenio que firmaron hace unos años con el INTA lograron convencer a algunos pobladores de sembrar semillas de maracuyá para poder comprales las frutas y aumentar el volumen de producción.

Suárez explicó que si bien el maracuyá es la fruta que más se comercializa, también trabajan con pulpa de mango, arándanos, papaya y guayaba, y de esa forma garantizan que los clientes tengan frutas tropicales todo el año.

«El público al que apuntamos es especialmente el que se dedica a la cocina gourmet y helados artesanales, que nuestro producto se pueda industrializar de tal forma que también se puedan vender jugos o pulpa congelada. Es algo complicado para nosotros, todavía, por lo que significa la logística de mantener la cadena de frío», explicó el ingeniero.

Suárez comentó, por otro lado, que un litro de pulpa de maracuyá rinde hasta cinco litros de jugo diluido en agua, por lo que estima que en poco tiempo el cliente podrá disfrutar de jugos de frutas tropicales.

Seguramente mucha gente imaginará que el nombre del producto no es muy comercial, pero ambos están convencidos de que ponerle ese nombre (Las Abuelas) es una manera de tener presentes a esas personas que cumplieron un rol especial en la crianza y educación de Carlos y Elizabeth, los dueños del emprendimiento.

Dejanos tu comentario