Una mujer fue atacada con un hacha y enterrada viva

0
36

El cuerpo de Elizabeth Quilogran (37 años) fue encontrado el miércoles. El femicidio ocurrió en Ascensión, partido bonaerense de General Arenales.

El cuerpo de la mujer de 37 años hallado el miércoles enterrado en la localidad bonaerense de Ascensión, partido de General Arenales, presentaba heridas provocadas con un hacha en la cabeza, lesiones en el rostro por golpes de puño y tenía restos de tierra en los pulmones, por lo que se cree que aún estaba con vida cuando el asesino ocultó su cadáver, informaron ayer fuentes judiciales y policiales.

Lo reveló el resultado preliminar de la autopsia practicada al cuerpo de Elizabeth Lorena Quilogran (37), por cuyo femicidio se encuentra detenido su concubino y padre de sus dos hijos pequeños, Ramón Horacio Báez (49), quien en la tarde de ayer se negó a declarar ante el fiscal de la causa a pesar de que el miércoles había confesado espontáneamente.

Según las fuentes, tras la indagatoria, el fiscal Sergio Terrón, de La Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de Junín, solicitó al Juzgado de Garantías 2 de ese Departamento Judicial que convierta la aprehensión de Báez en detención formal por el delito de «homicidio triplemente calificado por el vínculo, alevosía y mediar violencia de género».

De acuerdo a los voceros judiciales, en la autopsia se estableció que las heridas con entidad mortal fueron los profundos hachazos que la víctima presentaba en la cabeza, uno de ellos a la altura de la nuca; y que además había sufrido golpes de puño en el rostro.

Los médicos forenses hallaron también restos de tierra en los pulmones de la mujer, por lo que aún estaba con vida cuando la enterraron. A su vez, los pesquisas determinaron que Báez había sido denunciado en 2007 por violencia doméstica por una expareja, dijeron los informantes.

Sin embargo, en su relación de 10 años con Quilogran no había antecedentes por violencia de género, dijeron las fuentes.

La mujer había sido denunciada como desaparecida el miércoles por la mañana por un primo suyo que llamó a la comisaría de General Arenales y dijo que la familia no sabía nada de ella, tras lo cual aportó sus características físicas y la vestimenta que llevaba puesta.

Tras esa denuncia, los investigadores se entrevistaron con Báez, quien les explicó que él tampoco sabía de su concubina, actualmente desempleada, desde el martes a las 15.30, cuando salió a caminar como solía hacerlo y que no atendía su teléfono celular.

Según los voceros, efectivos de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) y de la Policía Rural, junto a personal de la Comisaría de La Mujer de General Arenales, analizaron la activación de la antena del celular, se entrevistaron con vecinos y realizaron rastrillajes en caminos rurales hasta que llegaron a la casa que la mujer compartía Báez.

Mientras los policías realizaban una inspección en el lugar con la presencia de un ayudante fiscal de General Arenales, el hombre confesó que la había matado e indicó el lugar donde había enterrado el cuerpo, en un patio de la misma casa, añadieron las fuentes.

Dejanos tu comentario