Un satélite argentino al servicio de la Agricultura

0
19

A finales de marzo la Argentina llevará al espacio un nuevo satélite de observación de la Tierra. Se trata del SAOCOM 1B de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales que permitirá mejorar los servicios brindados por su hermano gemelo, el SAOCOM 1A, lanzado en 2018. Uno de sus principales objetivos será aportar información útil para la toma de decisiones en el sector agropecuario.

imagen ilustrativa

Ambos satélites que forman parte de la Misión SAOCOM fueron desarrollados y fabricados por la CONAE junto con la empresa INVAP, contratista principal del proyecto, la firma pública VENG, la Comisión Nacional de Energía Atómica y el Laboratorio GEMA de la Universidad Nacional de La Plata, entre las 80 empresas de tecnología e instituciones del sistema científico tecnológico del país. Además contó con la colaboración de la Agencia Espacial Italiana.

Se trata de los primeros satélites argentinos equipados con un radar de apertura sintética (SAR, por sus siglas en inglés Synthetic Aperture Radar) que trabaja en la porción de las microondas en banda L del espectro electromagnético. Estos radares son capaces de medir la humedad del suelo. Con esta información es posible hacer más eficiente el manejo de enfermedades en cultivos y su fertilización, gestionar emergencias tales como inundaciones, desplazamientos del terreno y detectar derrames de petróleo.

Laura Frulla, investigadora principal de la Misión SAOCOM, destacó que “el desarrollo de toda la misión fue un desafío muy importante para la Argentina porque no teníamos conocimientos previos sobre la tecnología para la construcción y puesta a punto de satélites de este tipo”.

Además, comentó que “la construcción del SACOM 1B se realizó en paralelo con la del SACOM 1A y desde 2015 se intensificó el ritmo con el conocimiento que adquirimos de éste”. La investigadora agregó que la información será bonificada para instituciones y organismos públicos y en el caso de que su uso sea comercial la contratación se realizará a través de la empresa VENG.

“Dominar la tecnología de observación con radar es un gran avance que nos da independencia y soberanía tecnológica” destacó y subrayó el rol del INTA en la Misión SAOCOM. “Para nosotros el aporte agropecuario del INTA fue fundamental y en particular los protocolos aportados por Francisco Damiano, especialista en agrohidrología y física de suelos, quien trabajó con nosotros desde el Instituto de Clima y Agua del INTA”.

Dejanos tu comentario