Tensión: Chile rechazó el nuevo mapa de Argentina

0
20

El nuevo mapa aprobado por el Congreso argentino no fue bien recibido por el gobierno chileno, que ya expresó su descontento mediante un comunicado.

Tras el nuevo mapa presentado por la República Argentina, el canciller de Chile, Andrés Allamand, sentenció el martes a la noche que su gobierno lo rechazaba y «desmintió» que la Comisión de Límites de la Plataforma Continental (CLPC) de las Naciones Unidas haya aceptado la reclamación argentina sobre la Antártida.

«La presentación que formuló Argentina no fue objeto de aceptación», dijo, mediante un comunicado, porque la Comisión «no tiene competencia para ello», opinó. Los chilenos rechazan una demarcación antártica -argentinos, británicos y chilenos tienen reclamos superpuestos allí- y también rechazan un pequeño punto austral sobre el Estrecho de Drake, que comenzaron a hacer público este año.

«En cuanto a la denominada media luna´, que corresponde a la pretensión de la plataforma continental extendida argentina en la zona del Mar Austral», señaló el comunicado de Allamand sobre ese punto austral, «la posición de Chile es clara y conocida, nosotros consideramos que es una presentación inoponible a nuestro respecto y que, en consecuencia, rechazamos».

 

El problema es que en este caso, tal como figura en las páginas oficiales de las Naciones Unidas, sí se le reconoce a la Argentina que esa porción -que está justo abajo de Tierra del Fuego- es parte de su plataforma continental, según el informe con sus reclamos que presentó este país en 2009.

El flamante mapa argentino fue aprobado finalmente por el Congreso e incorporó varios cambios a la representación gráfica del territorio a la que estamos acostumbrados. Entre las modificaciones se incluyen los alcances de los recientes a Ley de Espacios Marítimos, en la que se pidió que se demarque “el límite exterior de la Plataforma Continental Argentina continental e insular de acuerdo con los puntos de coordenadas geográficas consignados”.

La nueva demarcación establece el límite exterior de la plataforma continental más allá de las 200 millas marinas, acorde con la autorización que una comisión de la ONU otorgó en 2016 a la Argentina luego de la presentación de un trabajo científico de tres años. Ese acuerdo permite al Estado proteger los derechos de soberanía sobre los recursos del lecho y subsuelo marino hasta esa distancia.

“La ampliación de nuestra plataforma continental, que tiene riquezas enormes, muestra que la Argentina es dos veces más grande como plataforma continental que la Argentina continental”, había dicho al diario Clarín Daniel Filmus, secretario del Área Malvinas, Antártida e Islas del Atlántico Sur, y quien ahora está a cargo del cumplimiento de lo establecido desde la Cancillería. La plataforma continental es la prolongación natural del territorio de un Estado. Y se tienen ciertos derechos de soberanía sobre los enormes recursos del lecho y el subsuelo en dicha zona.

Además, la incorporación de la Antártida al mapa convierte al país en una territorio bicontinental y modifica el «centro» al ver toda la extensión de la nación. De esa forma, el punto central se ubica en Tierra del Fuego y provincias como Córdoba y Santa Fe se encuentran al Norte.

Pero en los hechos, Argentina respetó los límites de sus disputas territoriales. Tal como se puede apreciar en el nuevo mapa, hay un borde diferente para marcar las Islas del Atlántico Sur cuya soberanía reclama Argentina al Reino Unido, y también en territorio de la Antártida, ya que por el Tratado Antártico ningún país puede hacer hacer uso real de soberanía.

En mayo pasado, la cancillería chilena mandó una nota oficial al canciller Felipe Solá y otra al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, señalando que la plataforma que pretende el país vecino en el mar austral no es reconocida por Chile, «pues es una declaración unilateral de Argentina.»

Según informó Clarín, el canciller Solá y el actual embajador en Santiago, el ex canciller Rafael Bielsa, ​se encuentran al tanto del conflicto; que hay disposición al diálogo, que «lejos de haber polémica» los dos gobiernos estaban hablando sobre la posibilidad de hacer campañas conjuntas a la Antártida y que las bases allí tengan bandera compartida, algo que altera a los sectores más nacionalistas.

Al mismo tiempo, el mapa bi continental argentino que molestó en Chile, no es muy diferente al mapa tri continental que usan en el país vecino. Hasta agosto pasado, Argentina presentaba su territorio continental y tanto la Antártida como las islas del Atlántico Sur en recuadros separados.

Dejanos tu comentario