SEIS DEPARTAMENTOS DE SALTA PASARON DE RIESGO EPIDEMIOLÓGICO ALTO A MEDIO

0
12

Esta mañana se actualizó el mapa de la provincia, en el cual el área metropolitana sigue en estado de alerta.

Esta semana, seis departamentos de la provincia pasaron de estar en alto riesgo epidemiológico a estar en riesgo medio. Cachi, Chicoana Guachipas, Iruya, La Candelaria y Orán, que estaban pintadas de rojo las semanas anteriores, ahora están de amarillo, debido a un descenso en la notificación de casos positivos de COVID-19.

Capital y los departamentos que conforman el Gran Salta -Cerrillos, La Caldera y Rosario de Lerma- siguen en alerta epidemiológica ya que, si bien hubo un leve descenso de casos, la ocupación de camas sigue por encima del 80 por ciento. La Poma sigue en una situación de bajo riesgo, mientras que Los Andes y San Martín se mantienen en medio riesgo.

El jefe del Programa de Vigilancia Epidemiológica, Francisco García Campos, comentó que en los departamentos más pequeños, como Cachi, Guachipas, La Candelaria e Iruya, disminuyó más del 50 por ciento la notificación de casos la última semana. Comentó que en las últimas dos semanas Cachi notificó 50 casos nuevos; Guachipas, 16; Iruya, 25; La Candelaria, 20 y Los Andes, 17.

Los departamentos Chicoana y Orán, de más de 40 mil habitantes, pasaron a tener menor incidencia y menor razón de casos, que son los criterios que se tienen en cuenta a nivel nacional para categorizar a las jurisdicciones más populosas.

En el Gran Salta también hay un leve descenso de casos, pero el hecho de tener más de un 80 por ciento de ocupación de camas la hace permanecer en situación de alarma epidemiológica. Mientras la semana anterior la incidencia era de 499 casos cada 100 mil habitantes, esta bajó a 472 casos cada 100 mil habitantes la última semana.

“Leve disminución de casos” García Campos evaluó que es positivo que haya una “leve disminución en la notificación de casos”, aunque advirtió que esto “puede cambiar en cualquier momento”. “Los números se mantienen altos. No se ve un descenso marcado y la positividad es del 28 por ciento”, consideró el experto.

En la semana entre el 30 de mayo y el 5 de junio, hubo 591 casos por día en promedio y esta semana que pasó el promedio ha sido de 448 casos por día. El año pasado, durante el pico, hubo 342 casos por día en promedio. El funcionario evaluó que la disminución de casos “puede deberse en parte al avance de la vacunación” y expresó: “Confiamos en que la baja es porque la gente se queda más en casa”. García Campos consideró que en la actualidad se transita “el pico de la segunda ola con expectativa de descenso”.

“Hay que tener en cuenta que la provincia históricamente tiene un aumento de casos de infecciones respiratorias agudas en la segunda mitad de septiembre y este año no sería la expceción”, agregó el especialista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 + 17 =