Se quedó sin nafta y su pasajera murió esperando

0
47

El remisero caminó 17 km para pedir ayuda. La mujer de 26 años padecía cáncer terminal.

Una joven paciente terminal de cáncer del paraje El Castigado murió en un barrial de un camino vecinal de la localidad de Ballivián, al quedarse sin combustible el remise que la trasladaba hacia el hospital.

La mujer pertenecía a una familia aborigen y viajaba junto a niños. Esperaron toda la noche a ser rescatados.

Se trata de un camino rural prácticamente intransitable para vehículos convencionales.

La muerte se produjo cuando un remise que trasladaba a una familia de aborígenes de Ballivián, en el norte salteño, quedó atascado y sin combustible en un barrial a unos 18 kilómetros de la ruta nacional 34, a la altura de la estancia El Castigado.

La joven de 26 años, Olga López, quien viajaba -según trascendió- junto a tres menores de edad y dos mujeres más, estaba muy enferma.

La situación era desesperante. A causa de las intensas lluvias en la región y el tránsito por esos caminos se ha vuelto imposible para vehículos convencionales.

El remisero caminó rumbo al pueblo para pedir ayuda. En el trayecto encontró a un camionero varado que se comunicó, para informar de la situación.

Roberto, un camionero varado en el lugar, contó: «El auto es un Fiat Siena color gris. Está atascado en una zanja con una persona fallecida, dijo ayer en la mañana.

Están desde anoche a las 20.30, aproximadamente. El remisero salió caminando a pedir ayuda. La policía y una ambulancia llegaron ayer al mediodía y asistieron a la familia y a los niños en la impensada tragedia».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × tres =