Se dio a conocer el protocolo para la apertura de templos: solo se podrá concurrir a rezar

0
19

La gente también podrá realizar consultas espirituales y se permitirá la celebración del sacramento de la reconciliación.

Bajo el estricto cumplimiento de un protocolo dado a conocer en las últimas horas, se autorizó la apertura de templos a los que la gente podrá concurrir a rezar, realizar consultas espiriturales y participar del sacramento de la reconciliación. En tal sentido, el Arzobispado de Salta difundió una serie de pautas que se deberán cumplir y recordaron que los católicos no están obligados a cumplir con el precepto dominical durante la cuarentena. Solicitaron, además, que las personas vulnerables tengan en cuenta la prohibición o restricción civil de salir de sus hogares.

En cuanto a los lugares de culto, se estableció un acceso individual a los templos, evitar la reunión de grupos tanto en los edificios como en los lugares anexos sacristía, atrios, patios contiguos, etc.

El horario de apertura se fijó de 8.30 a 20, los días domingos sin distinción. Mientras que el resto de la semana conforme a la terminación del DNI: lunes, miércoles, y viernes están habilitados los pares, es decir 0, 2, 4, 6, 8; y martes, jueves, y sábados los impares 1, 3, 5, 7, 9. 

Una dato importante: cada párroco o responsable establecerá si hará o no una interrupción en el horario del mediodía.

“Cada responsable del templo (parroquial o de un lugar determinado) debe establecer la capacidad máxima del edificio de culto, teniendo en cuenta la distancia mínima de seguridad que debe respetar: dos metros entre una persona y otra. El personal del templo colocará señalizaciones en el suelo y en los bancos para hacer respetar las normas de distanciamiento social”, puntualizaron desde el Arzobispado.

 

El protocolo establece, además, las siguientes pautas:

  • Procuren mantener abiertas todas las puertas de acceso al templo, tanto para permitir un ingreso ordenado como para favorecer las salidas. Se debe evitar que los fieles toquen las puertas o las manijas de las mismas.
  • Los lugares de culto y las sacristías deben ser limpiadas periódicamente. En particular aquellas superficies (bancos, altares laterales u objetos de culto) que puedan ser tocados por los fieles.
  • No se debe colocar agua bendita en los templos.
  • En las entradas de todos los templos se deben exponer en carteles o afiches las indicaciones esenciales para respetar los protocolos de prevención. No debe faltar entre dichas indicaciones:
  • El número máximo de participantes que pueden estar en el templo de acuerdo a la capacidad
  • La prohibición de ingresar a quienes tienen síntomas de gripe o de problemas respiratorios, temperatura superior a los 37,5° o que hayan estado en contacto con personas con síntomas positivos del Covid 19 en los días precedentes.
  • La obligación de respetar siempre la distancia de seguridad, la observancia de la higiene de las manos, el uso del barbijo que ha de cubrir la nariz y la boca.
  • Se ha de disponer el templo de modo que se permita un mejor uso del mismo, sea sustituyendo los bancos por sillas, sea indicando los lugares a usar en los bancos, sea agregando sillas.
  • Los lugares para la celebración del sacramento de la Reconciliación han de ser aireados y permitir la distancia establecida entre el sacerdote y el penitente. De ser posible es conveniente dividir con un panel de plástico los espacios.
  • En la puerta de entrada habrá una persona que controlará el número de ingresantes de acuerdo a la capacidad del espacio, le colocará alcohol en gel a los ingresantes que vaya autorizando.
  • Se deberá colocar a la entrada y la salida trapos de piso mojados con agua con lavandina, que se renovarán cada hora para desinfectar el calzado de los asistentes.
  • Cada templo mientras permanezca abierto, contará con al menos una persona que se encargue de la sanitización del lugar. La misma deberá controlar que se respeten las distancias y se higienice el espacio y los objetos (bancos, imágenes, etc.).
  • Una vez cerrado el templo, se procederá a su desinfección con los desinfectantes aconsejados por los especialistas.
  • Los presbíteros procurarán ofrecer instructivos mediante afiches para que los fieles sepan cómo conducirse respetando el protocolo.
  • Es necesario preparar a los colaboradores voluntarios que ayuden a recibir, ubicar y guiar a los fieles que llegan a rezar.
  • No se distribuirán folletos ni estampas en el templo.
  • Para ordenar la asistencia y/o participación de los fieles se puede recurrir al sistema de la asignación de turnos previamente acordados.
  • Conviene sostener las transmisiones de las celebraciones en modalidad streaming como un servicio a los que no pueden participar personalmente en la Celebración Eucarística.
  • Se ha de disponer la secretaría cuidando con un panel de plástico la debida separación.
  • Es necesario que los fieles presenten por escrito las intenciones para evitar la formación de grupos en el interior de la secretaría o en sus adyacencias.
  • Se recuerda que no están autorizados los encuentros de catequesis, o de oración, o de formación en los grupos, instituciones y/o movimientos eclesiales.
  • Estas indicaciones valen para todas las personas que se acerquen a rezar en un templo.

 

Dejanos tu comentario