Se desaceleró la pérdida de empleo privado en la provincia en pandemia

0
23

Los últimos datos del Ministerio de Trabajo de la Nación marcan un piso de la caída laboral. En junio quedaban 107.100 puestos de la parte privada en Salta.

Para ponerlo en un término común de esta pandemia, la curva negativa de la pérdida de empleo privado parece haber llegado a una meseta. Así lo muestran los últimos datos del Ministerio de Trabajo de la Nación, tanto a nivel general en el país como particularmente en Salta.

La provincia mantuvo en junio 107.100 empleados privados, casi la misma cantidad que en mayo, cuando el registro llegó a 107.300. En la comparación interanual, en junio cayó un 5,5% la cantidad de trabajadores (6.200 personas).

Si bien el trabajo formal registrado viene en retroceso desde la segunda mitad de 2018, en abril pasado inició la abrupta caída laboral cuando se declaró la enfermedad de la COVID-19 a pleno y regían las mayores restricciones a la circulación de personas y en las actividades económicas. Ese mes Salta terminó con 108.900 empleados del ámbito privado, 7.200 menos que en marzo.

La mayoría de los puestos de trabajo que se perdieron desde el inicio de la pandemia corresponden a la actividad comercial, rubro que aporta la mayor cantidad de tributos a la provincia y es el que produce más empleo, sin contar, claro, al sector estatal.

Una de las actividades que explican el «amesetamiento» en la caída del trabajo privado es la construcción. Salta fue el segundo distrito, detrás de Córdoba, con mayor suba del empleo en las obras en la comparación de mayo a junio, según un reciente informe del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (Ieric).

Los números muestran una desaceleración de la crisis, pero no quitan el hecho de que Salta está muy lejos de llegar a niveles de mayor sustentabilidad en la economía.

Los datos del Ieric sobre mayo dan cuenta de que el impacto de la pandemia de coronavirus dejó a la construcción salteña con unos 5.700 trabajadores con aportes previsionales en el sector (1.600 menos empleados o un 21% por debajo que en el mismo mes de 2019). Para encontrar niveles laborales tan bajos hay que remontarse a 14 años atrás.

Un mes después, en junio, el mayor movimiento en las obras privadas, principalmente, se empezó a reflejar en los datos del sector. La expansión del empleo fue del 6,9% comparado con mayo y la provincia quedó con 6.112 trabajadores registrados en la construcción.

Otro indicador en el mismo sentido se puede ver en el mercado de la venta de autos cero kilómetro, en el que la provincia es una de las ocho del país que tuvo porcentajes positivos durante agosto. El mes pasado se patentaron 710 vehículos en Salta, según informaron desde la Asociación de Concesionarios de Automotores de la Argentina (Acara). Comparado con julio representa un incremento del 1%.

Panorama nacional

De acuerdo a los registros administrativos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), en junio el empleo asalariado registrado del sector privado en todo el país presentó una caída en la variación mensual del 0,1%, que representa 5.600 trabajadores menos que en mayo.

Luego de las fuertes contracciones registradas en marzo y abril, en mayo se observa una marcada desaceleración de la caída y ya en el sexto mes del año se retoma una dinámica similar a febrero, momento previo a la declaración de la emergencia sanitaria.

La tendencia a la estabilización del nivel de empleo privado se explica en la recuperación de algunas actividades como la pesca, sectores empresariales, servicios sociales y de salud. Incluso, la industria manufacturera muestra un leve crecimiento en junio (0,2%), cuando hacía dos años y medio que no mostraba un incremento mensual de la dotación de personal.

Otros sectores siguen gravemente afectados desde el inicio de la pandemia como los hoteles y restaurantes, la enseñanza, la construcción (con las excepciones de Salta y otras provincias) y el transporte que continúan con tasas negativas. La minería y el sector agropecuario también registraron caídas en junio.

Expectativas por parte de empresarios

El Ministerio de Trabajo de la Nación también dio a conocer la evolución del trabajo registrado en julio relevada por la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL), que se hace entre empresas de diez o más trabajadores. En ese estudio se advierte que el nivel de empleo asalariado privado mostró una caída mensual del 0,1% en el séptimo mes del año.

Las expectativas empresarias para los próximos tres meses brindan una señal adicional respecto a la posibilidad de ingresar a una nueva fase de estabilidad. Si bien las expectativas netas de aumento de personal, reflejadas en la diferencia entre la proporción de empresas que esperan aumentar sus dotaciones y aquellas que esperan disminuirlas, continúan siendo negativas (-3,1%), resultan de menor intensidad que en los meses previos.

Dejanos tu comentario