Recomendaciones para acompañamiento del adulto mayor en la pandemia

0
35

Es importante explicar a las personas mayores, de manera sencilla, las medidas de aislamiento social y atender a sus necesidades cotidianas.

El hospital Señor del Milagro, a través del Consultorio del Adulto Mayor, brinda algunas recomendaciones para el cuidado y bienestar de la población comprendida en la tercera edad, es decir de más de 65 años, durante el período de aislamiento social.

Este consultorio, que por la emergencia sanitaria no está atendiendo al público, cuenta con profesionales especializados en gerontología, quienes aportan pautas para el cuidado de la salud mental de las personas mayores.

La pandemia de COVID-19 presenta a la población mayor un escenario diferente a otras situaciones, con exceso de información e información falsa, que puede afectar su tranquilidad.

La alteración de la vida cotidiana puede generar estrés en las personas de todas las edades, por lo que es importante el acompañamiento familiar o de personas allegadas a los mayores.

La jefa de la sala de Internación Clínica del Adulto Mayor y encargada del Consultorio del Adulto Mayor del hospital Señor del Milagro, Mariana Garzón, manifestó que, al igual que lo que ocurre en el mundo entero, en Salta hay una gran población de adultos mayores, que se calcula en alrededor de 140 mil personas.

Recomendaciones

Explicarle al adulto mayor, con palabras simples, sobre las medidas de aislamiento físico, para que se sienta cómodo y no tenga una interpretación errónea de la situación.

Utilizar distintos medios de comunicación disponibles para mantener el contacto social.

Respetar la opinión y decisión del adulto mayor sobre cómo ayudarlo con sus gustos o modo de sentirse saludable, teniendo un estricto recaudo con las medidas de prevención.

Asegurarse de que el adulto mayor puede cubrir sus necesidades básicas para conservar su autonomía: el aislamiento social implica cambio de hábitos, lo cual puede afectar la autonomía de los mayores en actividades relacionadas a las compras cotidianas.

Promover la realización de actividad acorde a la edad, para favorecer el estado físico y anímico.

Estimular el aspecto cognitivo mediante lectura, juegos, entretenimientos.

Prestar atención a conductas pocos habituales, como dormir más de lo normal, o dificultades para desempeñarse en las actividades diarias.

Dejanos tu comentario