Preocupación en el norte por la proyección de casos de coronavirus en Yacuiba

0
25

Epidemiólogos estiman que hasta agosto los contagios en ese municipio del sur boliviano podrían ascender a más de mil, lo que genera alarma en Salvador Mazza. Advierten que es necesario extremar los controles en los pasos fronterizos y evitar la circulación ilegal.

Hay mucha alarma en el norte provincial. Es que epidemiólogos bolivianos estiman que hasta el próximo 2 de agosto -en poco menos de 50 días- en el departamento boliviano de Tarija, se registrarían 2.186 contagios de COVID-19. La mitad de los cuales -más de 1.000- se darían en la ciudad de Yacuiba, que está casi pegada a la salteña Salvador Mazza.

La información fue dada a conocer por el secretario general de la Alcaldía de Yacuiba, José Luis García, quien entre otros preocupantes datos confirmó que hasta el lunes eran 33 los casos confirmados de coronavirus en esa localidad, que solo está separada de Salvador Mazza por el puente internacional.

«Por ese motivo, en las últimas horas nos hemos reunido con el COE que está presidido por el alcalde el Dr. Ramiro Vallejos, junto a las fuerzas policiales y militares, con el SEDES que es la denominación para la red de salud y otros sectores de la población y se ha decidido endurecer las medidas del aislamiento social y obligatorio», afirmó.

Esta situación generó preocupación entre los vecinos de Salvador Mazza y zonas aledañas. El punto clave está en tener un control estricto entre las personas que se trasladas de un país a otro.

García precisó que «antes de esta confirmación de 11 nuevos casos -ayer- en la ciudad de Yacuiba habíamos previsto flexibilizar el transporte y otras actividades económicas; sin embargo, por las proyecciones que tenemos en todo el departamento de Tarija, siempre y cuando mantengamos la cuarentena rígida y estricta, siguen siendo muy preocupantes. Ni qué pensar lo que puede suceder si otras actividades se flexibilizan», manifestó.

El funcionario boliviano detalló que si se llega a flexibilizar la cuarentena -de acuerdo al grupo de epidemiólogos que está trabajando con ellos- el número de contagios en el departamento de Tarija puede llegar a 20.000, la mitad de los cuales corresponderían a Yacuiba. «Los datos son demasiado preocupantes, por lo que lejos de flexibilizar hemos endurecido las medidas de confinamiento en el municipio de Yacuiba», adelantó.

Pasos clandestinos

El secretario general de la Alcaldía de Yacuiba también se refirió al preocupante tema (para Bolivia y Argentina) de los pasos clandestinos, que ciudadanos de ambos países utilizan para circular ilegalmente. En ese sentido García precisó que «el tema de los pasos ilegales es muy complejo: nosotros cerramos 57 pasos ilegales utilizando escombros, piedras gigantes, utilizamos 14 volquetes trabajando al lado del Ejército, pero lamentablemente se han vuelto a abrir de los dos lados de la frontera».

Los pasos ilegales están custodiados desde las 6 de la mañana hasta las 8 de la noche. Según asegura el funcionario boliviano, «de nada sirve que nos mientamos a nosotros mismos, porque desde la 1 de la mañana hasta las 4 pasa todo el mundo y no hay controles ni del lado argentino ni del lado boliviano».

También precisó que ese tema lo hablaron en varias oportunidades con el comandante de la frontera militar boliviano, pero asegura que les respondió que para ellos es demasiado peligroso exponer en horas de la madrugada a la Policía Nacional o al Ejército. «En ese horario hay contrabando de todo tipo, es extremadamente peligroso y la pregunta que todos nos hacemos es si se produce una baja del personal militar o policial quien se hará cargo», dijo y agregó que eso no sucede solo del lado boliviano, sino también del lado argentino.

Ayer, en el departamento boliviano de Tarija se reportaron 11 nuevos casos de coronavirus. Con esto la cifra de contagios en esa provincia llega a 123. Los casos corresponden a Cercado (2), Yacuiba (6), Caraparí (1) y Villa Montes (2). Los positivos en Yacuiba corresponden a una mujer de 84 años y varones de 47, 39, 30, 29     y 34 años.

García detalló cómo funciona la frontera. «Lo que sucede entre nuestras ciudades de frontera Salvador Mazza y Yacuiba es absolutamente preocupante y sobre todo por la conducta de la gente que vive en cercanías de la quebrada internacional quienes en estos tiempos de pandemia y de tanta angustia están haciendo plata», contó.

El modo de operación es el siguiente: por cada persona a la que le permiten pasar por su vivienda (cuyos fondos dan al límite internacional) les cobran tanto para ingresar como para salir hacia y desde Argentina o Bolivia. «Estos inescrupulosos hacen su negocio sin importarles la salud ni absolutamente nada. Son vecinos de Salvador Mazza que con total irresponsabilidad hacen ingresar por los patios de sus casas a los contrabandistas bolivianos», remarcó.

Por esa maniobra les cobran 20 pesos bolivianos, o sea 200 pesos argentinos. «Por ese monto ingresan a una localidad como Salvador Mazza, donde todos sabemos que el sistema de salud es totalmente deficitario con muchas carencias y limitaciones», dijo.

En otra línea García explicó que la explosión de casos en Yacuiba se está produciendo por la llegada de repatriados desde otros departamentos bolivianos y el arribo cada 21 días de personal provenientes de ciudades como Santa Cruz de la Sierra que se turnan para operar la planta de tratamiento de gas Carlos Villegas, ubicada en ese municipio.

Visita a la frontera

A mediados de mayo, y atento al reclamo de los norteño, el gobernador Gustavo Sáenz estuvo en Salvador Mazza, donde inspeccionó los pasos ilegales entre ese municipio del norte salteño y las localidades bolivianas de Yacuiba y San José de Pocitos. En ese momento destacó el trabajo de las fuerzas nacionales en el control de los pasos ilegales. Lo cierto es que ahora se deberá poner la mirada en ese sector para evitar que el virus pueda ingresar a Salta.

Dejanos tu comentario