Preocupa al sur boliviano el ingreso de mercadería argentina

0
39

La relación cambiaria se invirtió y desde Tarija comenzaron a advertir el notable ingreso de bebidas alcohólicas, alimentos no perecederos y fiambres. Ni la pandemia detuvo el contrabando.

La relación cambiaria se invirtió y ni el cierre de la frontera por la pandemia del coronavirus detuvo a los bagalleros que transportan mercaderías sin declarar por la frontera entre la ciudad salteña de Aguas Blancas y la boliviana de Bermejo.

El comercio en la frontera caliente nunca se detuvo en cuarentena, aunque ahora las cosas cambiaron. Al día de hoy, es la mercadería argentina la que pasa para el lado boliviano por una cuestión de precio del dólar. Ahora a los bolivianos les cuesta muy barato todo lo que sea argentino y los gomones sobre el río Bermejo salen llenos desde la costa sur hacia la norte.

Un informe del periódico tarijeño El País, del día de hoy, revela las preocupaciones por ingreso de mercadería de procedencia argentina al sur boliviano.

«Es impresionante lo barato que se encuentra todo lo que sea argentino», dijo la periodista que redactó el informe Lorena Pérez Castellanos. «Lo que más se consume son bebidas alcohólicas, los aceites comestibles, todos los alimentos envasados. Ahora el boom son los fiambres, los quesos, los jamones y los productos de Navidad. Hay panes dulces, sidras, vinos a un precio increíble. Los productores de toda Tarija ya están advirtiendo sobre el control y regulación que deberían tener los productos que ingresan a Bolivia», dijo la periodista.

En realidad, en esa frontera nunca hubo control. El bagalleo ya es una forma de vida y un sustento económico de varias generaciones. Para donde convenga, el comercio en Aguas Blancas y Bermejo siempre es, fue y será en su gran proporción fuera de los controles aduaneros. «El País constató que todo tipo de mercadería pasa por el río Bermejo, sin control alguno», aseguran los bolivianos.

Tampoco es para que los argentinos nos sentemos a observar cómo se destruye la producción boliviana. A los salteños también nos afectará. «Ya no hay tanta variedad de latas de cerveza, los vinos de uso popular tampoco. Muchas mercaderías están escaseando porque se van directo a Bolivia. Salen camiones repletos de mercadería», dijo el gerente de un importante mayorista de Salta hace unos días. Y es casi una ecuación mecánica que cuando los productos locales se venden mejor en el exterior automáticamente suben al precio que se vende afuera.

«El Mercado Campesino de Tarija está inundado de productos argentinos, que además son de buena calidad. Las autoridades bolivianas ya están reuniéndose y programando encuentro con las argentinas por el tema contrabando.El punto fronterizo entre Bermejo y Aguas Blancas, no cuenta con ningún control aduanero, policial o sanitario, pese a que de manera oficial las fronteras entre ambos países se encuentran `cerradas´, y eso ya está afectando al productor boliviano», reconfirmó Pérez Castellanos.

 

Dejanos tu comentario