Piden no desatender otras enfermedades que no son COVID-19

0
16

Desde HOPe advirtieron que se reprograman turnos y que es difícil acceder a medicamentos oncológicos.

La presidenta de la fundación HOPe (Hemato Oncología Pediátrica), Guadalupe Colque, pidió a las autoridades sanitarias que, en medio de la pandemia, sigan prestando atención y cobertura a las enfermedades que no son COVID-19, ya que de ello dependen las vidas de muchas personas.

“Ahora la prioridad es la COVID-19. Es importante atenderla. Es peligroso. Lo entiendo perfecto, pero también es importante no olvidarse de las otras enfermedades, que requieren una atención continua”, advirtió la mujer, que trabaja desde hace años para acompañar a niños y adolescentes con patologías oncológicas.

Colque sostuvo que, a raíz de la pandemia, el sistema de salud “está lento” para responder a las demandas de los pacientes. Lamentó que hay demoras en la entrega de algunos medicamentos y que están pendientes viajes por trasplantes. “Antes no había esos inconvenientes y, los que había, se agudizaron con la COVID-19”, graficó.

Llegar a Salta, una odisea

Según explicó la referente de HOPe, la situación más crítica es la de quienes residen en el norte provincial y deben realizar sus tratamientos en Capital. Comentó que solo pueden llegar a Salta en ambulancia y que a veces sus municipios no están en condiciones de garantizársela.
 
Aunque alguno tenga dinero para viajar en remises -lo que es muy caro-, no pueden hacerlo porque tienen que pasar por Jujuy y esto está prohibido debido a las restricciones sanitarias. “La única forma de llegar es a través de la ambulancia”, insistió.

Colque relató que una chica de General Mosconi, que tenía turno para que la atendieran en el hospital San Bernardo, no conseguía una ambulancia que la trajera. Luego de dos meses, logró llegar a Capital. “Para ellos, esto no era una emergencia”, observó.

La presidenta de HOPe reconoció que hay temor de que falte medicación debido a inconvenientes con el transporte a nivel nacional e internacional, aunque reconoció que estos problemas están más acentuados en otras provincias.

Destacó el buen diálogo que tienen actualmente con el Programa de Oncología del Ministerio de Salud Pública.

   
Compañía virtual

Durante la pandemia, desde HOPe tuvieron que cambiar el modo de acompañar a las familias para evitar exponer a los niños con cáncer, quienes tienen mayor vulnerabilidad frente a la COVID-19.

 

“Es una situación difícil y tristísima para todos. Tratamos de colaborar en lo que podemos, conteniendo y acompañando a los padres de forma virtual”, relató Colque.

“Todo lo hacemos con mucho esfuerzo, muy a pulmón, y lo único que queremos es sumar”, aclaró.Mencionó el caso de un señor, que es efectivo de la Policía, que se siente muy expuesto a contraer la COVID-19 por el trabajo que realiza y teme transmitirle la infección a su hijo que está enfermo.

“A las personas ‘esenciales’ les preguntan si tienen factores de riesgo, pero no si alguna de las personas con las que conviven tienen factores de riesgo”, evaluó.

En este momento, en la casita de HOPe están alojados dos niños con sus madres, que son de localidades del interior.

Wifi en el hospital

Debido a la pandemia, la Sala de Oncología del Hospital Público Materno Infantil está cerrada para las visitas. Toda la comunicación con los niños que están internados y sus mamás es por internet, pero a veces se quedan sin datos en el teléfono celular y se les corta la comunicación.

Gracias a las gestiones que hicieron con autoridades del nosocomio, desde HOPe están a punto de lograr que este espacio tenga señal de wifi, un servicio que se ha convertido en “un derecho esencial”, graficó Colque.

La mujer advirtió que el hospital San Bernardo tiene poco espacio para el sector de Oncología y espera que el proyecto nuevo incluya un lugar más amplio.

 

 

Dejanos tu comentario