Pavorosos incendios afectan el bosque de Yungas hace días

0
28

El siniestro de enormes proporciones ya afecta unas 9.000 hectáreas en San Andrés, Orán.

Un incendio de grandes proporciones afecta desde hace varios días la zona de bosque de Yungas y pastizales de altura, en el norte de la provincia.

El siniestro se ubica en el lateral occidental del departamento Orán, más precisamente en la región conocida como San Andrés, a unos 40 kilómetros al oeste de la ciudad cabecera del mencionado departamento.

Los incendios se originaron en altura y luego fueron descendiendo por las laderas hasta las zonas más bajas, donde existen asentamientos poblacionales. De acuerdo a las imágenes enviadas desde el lugar, el fuego parece descontrolado, mientras los habitantes piden ayuda a las autoridades, ya que hasta el momento los voluntariosos intentos de los pobladores para sofocarlo, han sido totalmente en vano.

La comunidad indígena del pueblo kolla Tinkunaku, a través de un parte de prensa, sostuvo que el siniestro se inició hace tres semanas y que posteriormente se reactivó con mayor intensidad, estimando que hasta el momento serían unas 9.000 hectáreas las afectadas por las llamas.

Los pobladores aseguran que el fuego se inició con gran intensidad a la altura del cerro Incahuasi, en el paraje conocido como Queso Asentado, en San Andrés.

La comunidad reportó también que el fuego, luego de descender por las laderas se expandió en distintas direcciones del lado noroeste y por otro frente en el sudoeste.

La zona afectada corresponde a un vasto territorio de 120 mil hectáreas de variados ambientes, que van desde los bosques exuberantes, bosques nublados y pastizales de altura que conectan con la Puna de Jujuy, tierras que pertenecen a la comunidad andina y cultura ancestral de los kollas, con una población aproximada de 400 familias, titulares registrales de las mismas.

“La comunidad indefensa observa el avance del fuego con mucha virulencia hacia el sector bajo del cerro; este reporte fue comunicado de inmediato al organismo de Defensa Civil y elevado el pedido de auxilio y ayuda para sofocarlo al ministerio de Seguridad de la Nación y al sistema Federal de Manejo de Fuego. Técnicos de la comunidad reportan informes y localización mediante coordenadas geográficas para la intervención y la ayuda”, señalaron en el comunicado.

  Las llamas ahora se deslizan hacia las zonas más bajas donde hay poblados

 Brigadas

La Subsecretaría de Defensa Civil informó ayer que se coordina el trabajo operativo con los distintos organismos de la Provincia, municipio y el Servicio Nacional de Manejo de Fuego que intervienen en el incendio ubicado a “más de tres mil metros de altura, en las sierras subandinas entre La Tablada y San Andrés”.

Desde Defensa Civil se envió una comisión de la Brigada Forestal para reforzar el trabajo en territorio junto a los cuarteles de Bomberos Voluntarios de Orán y Aguas Blancas. También se articuló un nuevo vuelo de reconocimiento con el Sistema Federal de Manejo del Fuego.

El organismo informó que “este fin de semana se reactivaron algunos focos ígneos, como consecuencia de las altas temperaturas. Es una zona que se encuentra distante a las comunidades originarias”, se afirmó.

  Los pobladores abren picadas cortafuegos para detener el siniestro 
“No se puede ver nada” 

No obstante, un material audiovisual que llegó a la redacción de El Tribuno advierte sobre la preocupación de los pobladores que ya se verían afectados por el siniestro, el problema de los incendios y los inconvenientes para los habitantes del lugar.

“Hoy es 12 de julio y estamos en el paraje el Apachal, donde ya no se puede ver nada. Está todo cubierto de humo que está generando gran preocupación en la comunidad. Aquí hay muchas familias con personas adultas que viven en lugares de difícil acceso y que ya están con problemas respiratorios”, indicó un poblador de la zona.

“Las personas mayores sienten malestar como consecuencia de la cantidad de humo que es permanente. Pedimos que agilicen los trámites para la llegada de la ayuda”, señaló el hombre en un vídeo.

Daño ambiental y animales en peligro

La comunidad Tinkunaku lamentó los daños ambientales en una reserva de conservación ancestral y nicho ecológico de animales emblemas como la tatuca (venado) y el yaguareté; aves y especies menores únicas de la región. Advirtió también sobre el estrés social y comunitario ante la extensión del incendio: “Los cerros están ennegrecidos por el paso del fuego. Este fenómeno nunca antes ocurrió con esta magnitud”, indicaron. De la misma manera, la comunidad descartó de manera categórica que el origen del fuego haya sido responsabilidad de las prácticas ancestrales.

Dejanos tu comentario