Femicidio de Ludmila Pretti en Moreno: confirman que la chica de 14 años fue asfixiada e investigan un ataque sexual

0
36
Este sábado a la noche Ludmila salió con una amiga. Fueron juntas a una reunión con otros jóvenes, a sólo seis cuadras de su casa, pero nunca regresó.
Resultó víctima de un femicidio y sospechan que la asesinaron entre las 6.30 y las 11 del domingo. Por el hecho buscan a un joven de 19 años que alquilaba la habitación donde encontraron el cuerpo.

La propiedad está ubicada en la calle Diario La Nación 4038, en Francisco Álvarez, partido de Moreno. El sábado a la noche un joven llamado Cristian Jerez organizó una reunión, a pesar de las prohibiciones para prevenir la propagación del coronavirus.

Según los vecinos, esta persona lo hacía «todos los fines de semana» sin importar las restricciones impuestas por el aislamiento. Se trata de un terreno con varias construcciones alquiladas que comparten la entrada y un patio. La de Jerez está al fondo.

Ludmila y su amiga Mayra fueron a esta casa el sábado por la noche. Conocían a Jerez a través de su primo. Pasaron por el lugar alrededor de 10 personas durante la noche, pero para el amanecer quedaron cuatro: Ludmila, Mayra, Cristian y su primo. Fueron ellos los que declararon que Ludmila se quedó sola con Jerez, además del testimonio de los vecinos.

Cristian Jerez (19), buscado por el femicidio de Ludmila Pretti en Francisco Álvarez, Moreno.

Desde el celular de Ludmila enviaron un mensaje avisando que estaba a punto de regresar a su casa en un remís. Fue alrededor de las 6.30 de la mañana. No está claro que haya sido ella quien lo hizo.

Como no llegó, su mamá hizo la denuncia en la comisaría después de rastrear a los que habían participado. Fueron los padres de Ludmila los que identificaron a las personas que estuvieron en la reunión y las nombraron a la Policía. Un tío, que es agente de la Federal, rastreó la ubicación de su celular y detectaron que el teléfono nunca salió de esa casa.

El teléfono tuvo su última conexión a las ocho de la mañana y después desapareció.

Así, una hora después, por pedido del fiscal Federico Soñora, allanaron el domicilio y la encontraron. Ludmila estaba muerta y su cuerpo escondido debajo de la cama.

Fuentes judiciales confirmaron a Clarín que, según los primeros indicios, la adolescente fue asesinada por «asfixia mecánica» y que la bufanda que tenía en el cuello «es compatible con las lesiones que encontraron en su cuerpo».

Mientras esperan que finalice la autopsia para tener más certezas, la familia espera poder dar el último adiós a la chica de 14 años.

Ludmila tenía un hermano y vivía con su mamá a seis cuadras del lugar del hecho. Su papá, Leandro Pretti, dijo a Semanario Actualidad: «Es el que estaba alquilando la casa. Se fueron todos y la nena quedó sola con él. Hay vecinos que dijeron que estaba acostumbrado a amenazar».

«El que se fugó estuvo hablando acá conmigo, me miró a los ojos. Dijo que iba a buscar un documento y no volvió nunca más. No lo tendrían haber que dejado salir. Hoy me tocó a mí. Espero que no le toque a ningún padre más», cerró.

Es que el prófugo estuvo en los alrededores de la comisaría antes de que pidieran el allanamiento, habló con los policías que empezaron la búsqueda y escapó antes de que ingresaran a su casa. Ahora está prófugo.

Una vecina que vive en el mismo terreno, en otro departamento, declaró haber escuchado a la víctima pidiendo ayuda: «Esa testigo declaró que vio a Ludmila en la casa de Cristian el domingo 6 a las 7 en el fondo del mismo lote. Y escuchó gritos, dijo que Ludmila se quería ir y que Jerez no la dejaba. También que vio que había alguien más pero vio que se retiró. Dijo que quedó Cristian con Ludmila, los dos solos en la casa, y no volvió a escucharla más».

«Dijo que Jerez es una persona violenta y siempre los amenazaba de muerte por cualquier cosa. Que lo vio durante el día (por el domingo) y a la tarde después de las 17 no lo volvió a ver mas», indicaron fuentes policiales respecto del relato de la testigo.

Para los investigadores, hay indicios de que Ludmila intentó resistirse a un ataque sexual y que la asesinaron dentro de esa casa.

Ivana Pretti, la tía de Ludmila, publicó en redes sociales: «No hay palabras para expresar lo que se siente, siempre miraba la tele cuando desaparecían chicas y hoy nos toca a nosotros pedir justicia por vos, mi única sobrina, la amada por todos. Pensar lo que habrás sufrido en esos momentos, se me parte el corazón en mil pedazos. Dios, sólo te pido justicia por Ludmila Pretti».

Alrededor de las 13 comenzó una manifestación en la puerta de la comisaría de Francisco Álvarez para pedir justicia por el femicidio y la detención del prófugo.

La investigación quedó en manos de la Fiscalía N° 4 de Moreno, a cargo de Federico Soñora.

Dejanos tu comentario