En el norte se oponen a la suba de la luz por el mal servicio

0
37

Edesa planteó que necesita de aplicar una suba del 35,4% y se quejó del robo de energía. Usuarios de Orán se refirieron a los cortes de electricidad y a las bajas de tensión.

Bajo una modalidad inédita, durante la mañana y el mediodía de ayer se realizó la audiencia virtual convocada por el Ente Regulador de Servicios Públicos para discutir el pedido de actualización tarifaria de parte de Edesa y Esed a cargo del servicio eléctrico urbano y rural. La empresa pide que le permitan aplicar una suba del 35,4 % y la principal oposición llegó de los usuarios del norte provincial.

La audiencia comenzó minutos antes de las 9 con la exposición de parte de la empresa. En media hora, el ingeniero Jorge Salvano justificó el pedido de aumento del 35,4% y advirtió que la actualización debería haber sido en mayo de 2020 pero se suspendió por la pandemia. En este sentido, indicó que la empresa arrastra una falta de actualización de costos.

Salvano indicó que el aumento representaría un gasto en energía eléctrica de $29 por día para los usuarios residenciales que consumen hasta 192 kilowatts mensuales y de $83 para los usuarios residenciales que consumen hasta 500 kw.

Por otro lado, el ingeniero resaltó que creció el robo de energía eléctrica «a raíz de los asentamientos». Salvano además indicó que veían «conveniente» que la actualización tarifaria sea semestral y no anual, para acortar la brecha y generar un «menor impacto para el usuario».

El norte, en llamas

Durante la audiencia que se realizó ayer hubo 54 expositores. Los más vehementes fueron usuarios del norte provincial.

El primero en exponer desde la región considerada la más vulnerable de la provincia por los niveles de pobreza que arroja fue Domingo Sabag. En cinco minutos, el usuario arremetió duramente contra la empresa. «La luz es un servicio público y en Orán tenemos cortes de luz y variaciones de energía. Hasta una radio quedó inoperable por estos problemas. No brinda calidad, cantidad, eficacia ni eficiencia», aseguró Sabag, que definió la situación como «caótica». El usuario además pidió que se aplique la ley nacional de zona de frontera para poder tener una tarifa diferenciada.

En representación de Rivadavia Banda Norte expusieron Esteban Farfán y Patricia Aguilar. El usuario cuestionó a la empresa por haberlo denunciado por «manifestaciones pacíficas» que realizó a raíz de que se quedó sin luz durante tres semanas.

El diputado provincial Ramón Villa apoyó a los usuarios e indicó que «la empresa en vez de estar pidiendo un aumento debería estar pagando por los daños ocasionados» y cuestionó que haya tenido el «tupé» de denunciar al usuario.

Patricia Aguilar, en tanto, cuestionó la potencia: «No alcanza ni para prender un ventilador», aseveró.

La calidad del servicio en relación con el costo fue el principal eje de los reclamos. «En Montreal la factura llega con la leyenda que dice: Usted paga de acuerdo al servicio que recibe. En Salta no deberíamos pagar ni luz ni agua», lanzó la diputada por el departamento San Martín, Gladys Paredes.

También se cuestionó la falta de personal. Samuel Huerga, periodista y militante del Partido Obrero, contó que en su lugar de residencia, en Senda Hachada, «cada vez que hay algún corte tenemos que esperar que venga alguien de Orán o Tartagal a solucionarlo».

Desde Metán, expuso Leonardo Aguirre, quien desmintió que la empresa haya trabajado con «normalidad» durante la pandemia, y criticó las «tarifas estimativas» que se realizaron durante los meses críticos.

Por su lado, Santiago Morillo aseveró tener 16 tarifas impugnadas e invitó a hacer una mirada histórica. «Desde Menem tenemos una tarifa corrupta que durante a la presidencia de Macri se fue al 3.600%», resaltó.

Otro de los ejes fuertemente cuestionados fue que la audiencia no fuera vinculante. En este sentido desde Orán, Carlos Manzur dijo irónicamente: «Vinculante será la auditoría de costos que solicitaremos».

El representante del departamento que más cuestionó el aumento, Ivan Mizzau, pidió directamente estatizar la empresa.

«Pagamos menos»

La alocución de Claudio Bulacio de Adeera (Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica) fue una isla en medio de los cuestionamientos. Bajo el argumento de que las «empresas distribuidoras necesitan recursos adecuados con tarifas justas y razonables en respeto a la ley 24.065», consideró que se paga menos que en otros países. Detalló que por 200 kw un usuario local paga $1.250 «mientras que en Bolivia pagan 95 dólares, en Perú 120, en Brasil 18 y en Uruguay, 245».

Manifestación y pedido de estatización

Desde el Partido Obrero organizaron una marcha en contra de la suba tarifaria.

Alrededor de 300 personas acompañaron el reclamo. JAN TOUZEAU

Luego de que el exdiputado nacional Pablo López realizara su exposición en la audiencia virtual por el aumento del 35,4% que solicitó Edesa, se realizó una marcha convocada por el Partido Obrero. Con alrededor de 300 participantes, la manifestación partió desde la Legislatura hasta el Ente Regulador de Servicios Públicos (Enresp).

Los pedidos fueron transmitidos por López durante la audiencia, donde indicó que además de rechazar el incremento, aseguró que la empresa debe ser estatizada. “Reciben compensaciones por la tarifa. Hay 190 millones de pesos en el presupuesto del 2021 para el Fondo Compensador Tarifario (FCT) que deberían ser usados para gente de escasos recursos pero no sabemos adónde van”, aseveró. Además denunció que “son un monopolio a nivel nacional”.

La intervención del PO estuvo marcada por cruces con el Enresp. López aseveró no haber recibido oportunamente el link para acceder a la charla virtual hasta unos minutos antes de la audiencia. El militante indicó haber enviado un mail que no tuvo respuesta. Mientras que el presidente el Ente, Carlos Saravia aseveró que la misiva fue respondida en tiempo y forma. Saravia, además, invitó a López a hacer su alocución desde el edificio del Enresp.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − 12 =