El turismo interno en Salta no ocupa ni el 15 % de las plazas

0
18

El turismo interno empieza a activarse, pero los niveles están lejos de cubrir costos. El último fin de semana hubo 13 por ciento de ocupación  hotelera. Desde el sector celebraron que se haya superado el problema con los municipios.

La polémica por el turismo interno parece haber quedado superada y el fin de semana pasado muchos salteños visitaron distintos puntos del interior provincial donde ya no hubo inconvenientes para ingresar, luego del papelón de algunos intendentes durante el feriado del 9 de Julio, cuando les cerraron la puerta de sus localidades en la cara a los visitantes que llegaban con reserva hotelera o gastronómica.

Esta vez los turistas pudieron disfrutar del fin de semana en los distintos destinos que ofrece la provincia, siempre con el sistema de reserva previa como salvoconducto para circular. Todo el Valle Calchaquí y el Alto Valle restablecieron el turismo interno, mientras que a partir de mañana la situación se normalizará en Coronel Moldes, donde quedará habilitada la pesca y las visitas a hoteles, restaurantes y otros servicios turísticos en la zona del dique Cabra Corral.

Por su parte, seguirán cerrados al turismo interno Chicoana, Iruya, San Antonio de los Cobres y Tolar Grande. Tampoco se puede visitar, aunque en estos casos por la delicada situación sanitaria, las ciudades de los departamentos Orán, San Martín y Güemes.

Durante el último fin de semana la ocupación hotelera en la provincia fue del 13 por ciento, según los cálculos de la Cámara de Turismo de Salta, una cifra que si bien es baja y no llega ni siquiera a cubrir costos de operatividad, genera optimismo entre los empresarios de cara al trabajo que tienen por delante el sector público y privado para impulsar la recuperación de la actividad una vez superada la pandemia por la COVID-19.

El presidente de la Cámara de Turismo, Carlos Eckhardt, consideró que el conflicto que se había generado cuando los intendentes bloquearon los ingresos de las ciudades que administran quedó superado. No obstante, advirtió que no cree que hasta fin de año se pueda hacer un balance económico sobre la ocupación hotelera porque la actividad está atravesando una situación irregular.

Pero destacó que si bien es complicado poner a funcionar la infraestructura del sector turístico con bajos números de demanda respecto de una oferta, que ya está reducida al 50% por protocolo, «esto es una inversión porque se van poniendo en práctica protocolos para lo que será una nueva forma de llevar adelante nuestro trabajo cuando esta situación se empiece a superar y, por supuesto, poniendo en marcha el sector».

El referente de los empresarios de turismo señaló: «Son lógicos los miedos de la gente respecto de recibir visitantes, pero la respuesta a esos temores es trabajar en conjunto para que la actividad sea segura para todos».

«He tenido reuniones en Cafayate con el intendente y el senador del departamento y también con el intendente de Cachi», manifestó Eckhardt y detalló: «Encontré comprensión al pedido de previsibilidad y, desde el sector privado, se está acompañando la preocupación de los representantes de las ciudades trabajando muy cuidadosamente los protocolos que garanticen la seguridad sanitaria en la actividad».

En este sentido, el titular de la Cámara de Turismo indicó que una de las acciones que se consensuaron para darle previsibilidad y seguridad a la actividad es la conformación de mesas de trabajo entre los sectores público y privado para que se evalúen las distintas situaciones que puedan ir surgiendo y, cuando pase algo que obligue a revisar la situación, se haga con consenso de todas las partes para garantizar la salud y evitar inconvenientes a los turistas.

Finalmente, Eckhardt resaltó el «trabajo que viene por delante a partir de la reglamentación de la Ley de Emergencia del Turismo, que va a ser muy importante para la profesionalización del sector y la oportunidad de llevar a la formalidad a quienes no han tenido la posibilidad de hacerlo».

Dejanos tu comentario