“El sistema social es el que cambia la evolución de una pandemia en una comunidad”

0
17

Entrevista con Alejandro Salvador Costa, Subsecretario de Estrategias Sanitarias del Ministerio de Salud de la Nación.

En el marco de un operativo de apoyo a las provincias del Ministerio de Salud de la Nación, el subsecretario de Estrategias Sanitarias, Alejandro Salvador Costa, estuvo en Orán, en un contexto de aumento creciente de casos de coronavirus en el departamento del norte salteño.

Según se anunció de manera oficial, el funcionario llegó a Salta el sábado último junto a cinco enfermeros, cuatro técnicos en emergencia, dos médicos, dos epidemiólogos y equipo de protección personal. Costa había venido a la provincia también en febrero, en el marco de la emergencia sociosanitaria debido a la muerte de niños wichi.

El médico, especialista en clínica médica, terapia intensiva y sistemas de salud y seguridad social, describió la situación que encontraron en estos días de trabajo y explicó los desafíos que persisten para dar una respuesta óptima a los pacientes que requieren asistencia del sistema de salud.

Costa recomendó fortalecer las medidas de prevención en la comunidad, disminuir la circulación y apeló al sistema de gestión privada para atender a los pacientes en este contexto de pandemia.

Consideró que es fundamental la voluntad política de los gobiernos para cuidar la salud de los ciudadanos, así como también que cada persona tome decisiones responsables que promuevan el bienestar de toda la comunidad.

¿Cómo encontró el sistema sanitario en Orán?

Observamos un alto nivel de demanda asistencial, hospitalaria y en servicios de guardia -emergencias- y un alto porcentaje de ocupación de camas de cuidados críticos. Vemos que hay capacidad diagnóstica, con un laboratorio con equipamiento para diagnóstico virológico y equipamiento tomográfico para diagnóstico por imágenes.

Hay provisión adecuada de insumos, tanto de equipos de protección personal como de medicamentos y oxígeno, pero es necesario seguir aumentando estas provisiones debido al crecimiento progresivo de la demanda asistencial por parte de los pacientes.

Creemos que el sistema de salud tiene una necesidad de fortalecer las conductas preventivas a nivel social, tanto lo relacionado con el distanciamiento y el aislamiento social como con el cumplimiento permanente de las recomendaciones de higiene de manos, respiratoria y de superficies.

Es importante reducir aun más la circulación de la población, en una zona en la cual está declarado el aislamiento social preventivo y obligatorio.

¿Cuáles serían las razones por las que se llegó a esta situación en Orán?

Como en todos lados, se debió al ingreso de casos de gente que viajó desde zonas de transmisión comunitaria hacia Orán, cuando esta no tenía transmisión comunitaria. Eso generó la aparición de los denominados casos importados que, luego, por no respetar de manera permanente las medidas de distanciamiento e higiene, generaron conglomerados a nivel familiar, laboral o en reuniones sociales. En una última etapa, se pasó de los conglomerados a la transmisión comunitaria.

Como pasa en el mundo, el no cumplimiento permanente de la distancia y la higiene, que hoy son las únicas formas de prevención, abrió la puerta para que el virus se transmita de una persona a otra.

¿El sistema de salud está colapsado o aún no?

El sistema a nivel local tiene un porcentaje de ocupación de camas de cuidados críticos muy elevado y requiere de un fuerte cumplimiento de las medidas de prevención para reducir la cantidad de casos, de internados y, en consecuencia, de fallecidos.

¿En Orán hay mayor prevalencia de personas con factores de riesgo frente a la COVID-19?

Está en análisis actualmente la prevalencia de factores de riesgo en la población afectada de Orán.

Por lo que se vio los últimos días en los medios de comunicación, el sistema de salud en Orán parece un poco precario. ¿Puede deberse esto a años de atraso y falta de inversión?

Acá hay una interacción entre un sistema de atención público y uno privado. Acá hay tres clínicas: Sagrado Corazón, Güemes y el Centro de Especialidades Médicas (CEM), que está cerrado en este momento y lo cerraron durante la pandemia… Necesitamos que el sistema privado ponga todo su esfuerzo en este momento para que todas las personas que acudan a él tengan la posibilidad de consultar e internarse.

Desde el punto de vista hospitalario, Orán tiene el San Vicente de Paúl, de referencia a nivel departamental y regional sanitario norte, que se nota que tiene buenas complejidades, aunque no todas, e interacciona con la Capital para la mayor complejidad.

Vemos que el sistema a nivel local requiere, con visión de mediano plazo, aumentar la cantidad de camas y, sobre todo, de trabajadores de la salud para dar la respuesta óptima que la población del norte necesita.

¿Considera que se está a tiempo para evitar un escenario peor?

Siempre se está a tiempo y depende de una decisión fuertemente social en conjunto con la toma de decisión política de cuidar a los ciudadanos a través de medidas gubernamentales, sanitarias, fortaleciendo el sistema de la salud y transmitiendo un mensaje de estímulo a la responsabilidad ciudadana para tomar medidas de prevención.

¿Qué recomendaciones tiene a nivel sanitario?

La primera es aumentar los cuidados preventivos.

La segunda es la búsqueda activa de casos en los barrios y las comunidades donde hay mayor cantidad de personas infectadas, a través de los operativos Detectar (NdR: dispositivo estratégico de testeos para coronavirus en terreno argentino). El martes (por ayer) está programado iniciar en los barrios 200 Años y Libertad.

La tercera medida es fortalecer la capacidad diagnóstica local con un incremento en la cantidad de testeos que se realizan diariamente.

La cuarta, mantener una capacidad de los servicios hospitalarios públicos y privados que le brinden a cada paciente el cuidado que requiere de manera oportuna según su complejidad, ya sea de modo ambulatorio o internándose en salas, como tiene el hospital, de guardia, de cuidados moderados o de cuidados críticos.

La situación en Salta capital empieza a complejizarse y desde la sociedad se observa que el sistema no está dando la respuesta necesaria. ¿Evalúan esto o todavía no?

Sí, la situación capitalina está en evaluación. Por eso, el día que llegamos, la primera reunión fue con la ministra de Salud de Salta, Josefina Medrano, y se analizó también la situación del sistema de Capital, que tiene transmisión comunitaria. Lo que hay que observar es el nivel de ocupación de camas, que se genera de manera permanente.

La principal palabra que tiene que guiar la toma de decisión tanto gubernamental como individual es la responsabilidad. Tenemos que buscar que la respuesta se brinde no solo desde el sistema de salud, que es el que está preparado para atender, sino también desde un sistema social que tiene que estar preparado para prevenir, con pequeñas y continuas decisiones que se toman minuto a minuto en cada acto que llevamos adelante.

Una reunión en la vía pública, en un espacio cerrado, en un ámbito laboral… En cada lugar, hay protocolos y medidas establecidas y hay que tenerlas presentes de manera permanente porque ese es el sistema que cambia la evolución de una pandemia en una comunidad.

Se ha visto a nivel internacional -en Estados Unidos, Europa o China- que, si no se toman las medidas preventivas, todos los sistemas de salud se ven tensionados.

Dejanos tu comentario