El juez Federico Villena fue apartado de la causa por espionaje ilegal

0
8
La Cámara Federal de La Plata aceptó una recusación planteada por las defensas. El caso pasará al juez Juan Pablo Augé.

El juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena fue apartado de la causa en la que investiga el presunto espionaje ilegal durante el gobierno de Mauricio Macri a dirigentes políticos del oficialismo y la oposición, sindicalistas, periodistas y jueces. Esto abre la puerta a las defensas a presentar una tormenta de nulidades de todo el expediente.

Fuentes judiciales informaron a Infobae que la decisión la tomó el juez de la Cámara Federal de La Plata Roberto Lemos Arias ante la recusación planteada por las defensas de tres ex agentes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) detenidos, que ayer fueron indagados. De hecho, Susana Martinengo, la ex funcionaria de Cambiemos que esta presa desde el lunes pasado, había estado en el juzgado hasta las 2 de la madrugada de este viernes, pero su indagatoria no había terminado. Ahora, todo queda frenado.

La causa pasará al otro juez federal de Lomas de Zamora, Juan Pablo Auge, que investigada otro caso de espionaje ilegal. Es es el que se hizo sobre el Instituto Patria de la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Villena fue apartado porque la investigación de espionaje ilegal “guardan estrecha relación con las medidas que fueron adoptadas” por el propio juez en otros dos expedientes. Se trata de un expediente de 2017 que se inicio a instancias de la AFI para hacer tareas de inteligencia ante el G-20 que se iba a realizar el año siguiente en Buenos Aires. Por ese aval fue espiado el Instituto Patria. Y la segunda causa es de 2016 y se investigada a Mario Segovia, el llamado “Rey de la efedrina”. Villena autorizó poner una cámara de filmación en su celda, micrófonos en otros sectores de la cárcel de Ezeiza y seguir sus movimientos. Esa decisión pudo ser el inicio del espionaje ilegal a ex funcionarios kirchneristas y empresarios detenidos.

“El juez Federico Villena, como instructor de las causas referidas, era el encargado de controlar y evaluar la legitimidad y el alcance de las medidas ordenadas, por lo cual se encuentra justificado el temor de parcialidad alegado por los recusantes y el pedido de que no quede a cargo de la investigación de las actividades ilícitas derivadas -en parte- de las medidas que él mismo dispuso”, sostuvo el camarista Lemos Arias en su resolución.

Y agregó: “Resulta imperioso señalar que en la presente causa se investigan hechos de notoria gravedad institucional, que ameritan que sean investigados profundamente con la intervención de un juez sobre quien no recaiga ninguna duda sobre su imparcialidad, y que se encuentre en una clara posición de objetividad para valorar la prueba recolectada y decidir la situación procesal de las personas imputadas”.

El apartamiento de Villena se da cuando había tomado la decisión más trascendente en la causa desde su inicio, en febrero pasado. La detención de 22 personas, entre ex agentes de la AFI y la Susana Martinengo, ex funcionaria del gobierno. Los acusados comenzaron a ser indagados el miércoles, siguieron ayer y continúan hoy.

La decisión de apartar a Villena no impacta sobre esas decisiones y otras que tomó el juez que se mantienen vigentes. El nuevo magistrado del caso podrá revisarlas pero el fallo de la Cámara no implican su nulidad.

El apartamiento del juez lo habían solicitado Fernando Sicilia, abogado de Leandro Araque y Facundo Melo, y Alfredo Oliván, defensor de Jorge “Turco” Sáez. Los tres ex agentes fueron indagados ayer y continúan detenidos.

La recusación fue planteada el 5 de junio. Justamente el día en que el juez Villena decidió citar como víctimas a la vicepresidenta Cristina Kirchner; el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; la ex gobernadora María Eugenia Vidal, el ex presidente Eduardo Duhalde y los gremialistas Hugo Moyano y Luis Barrionuevo.

La investigación apunta a saber si desde el Estado Nacional se habría espiado a jueces, periodistas, religiosos, empresarios, gobernadores y hasta ex presidentes. Los datos los aportó un narcotraficante que confesó cómo un agente de la AFI le encargó llevar un paquete bomba a la casa de un ex funcionario. La bomba no explotó. Era solo un “susto”. El “narco” se llamaba Sergio “Verdura” Rodríguez y fue el que, al ser detenido y buscar mejorar su situación procesal, terminó dando inicio a esta causa que sacudió al mundo político.

Dejanos tu comentario