El Gobierno nacional confirmó que no habrá más ATP ni tampoco IFE

0
42

El ministro de Economía Martín Guzmán destacó que con ambos cumplieron un rol importante para sostener a las familias y empresas durante el peor momento de la pandemia, pero que hoy se requieren otros programas.

«Hay ciertas medidas que se adoptaron en el contexto de las restricciones más fuertes para la circulación. Esas restricciones hoy no están presentes, han cambiado. De modo que las medidas deben ser otras», señaló el titular de la cartera económica durante una visita que realizó a la provincia de Chaco, para la asunción de Santiago Pérez Pons -hasta ahora integrante del equipo económico- como nuevo ministro de Planificación, Infraestructura y Economía de la provincia.

En compañía del gobernador Jorge Capitanich y en relación al ATP, apuntó que se implementó durante 2020 «para proteger al trabajo y la producción, y se ha evolucionado a lo que se conoce como el sistema REPRO».

En ese sentido, estimó que «ahora se continuará con este programa, que se ha ampliado para atender las necesidades de los sectores críticos, que son distintos del que constituía el conjunto de sectores críticos al principio de la pandemia.

En cuanto al IFE, la estrategia durante la etapa más dura de la cuarentena fue semejante, buscando proteger a los sectores más vulnerables, pero hoy, al menos según la visión del Gobierno, la realidad es diferente.

«El IFE fue una medida para las restricciones más duras en un contexto de circulación que hoy no están. Hoy los programas son otros», consideró Guzmán.

Estas declaraciones se dan en un contexto en el que el Gobierno nacional y las diversas provincias evalúan volver a cerrar las actividades o restringir la circulación de gente si crece el número de contagiados por Covid-19, mientras que el sector empresarial insiste en que no están en condiciones de afrontar nuevos cierres.

Allí se instaló en la agenda la posibilidad de volver a ofrecer asistencia a sectores necesitados, con lo que se reavivó el debate sobre el IFE y el ATP, y en especial el margen fiscal para destinar recursos a esos destinos.

Al respecto, Guzmán aclaró que el Presupuesto 2021 incluyó un aumento de la inversión en inclusión social activa, «lo que nos permite contar con programas para el desarrollo social, para proteger los sectores más vulnerables, para generar condiciones que permitan que, mientras se va generando trabajo esos sectores estén protegidos.

Pero por si quedaban dudas, insistió: «Pero nuevamente, hoy los programas son otros».

Basándose en algunos indicadores positivos, el ministro enfatizó que «hoy tenemos una economía que lleva cuatro meses de recuperación» y remarcó que el Gobierno apunta a «una economía inclusiva y estable, que genere trabajo y agregue valor a la economía».

Resaltó también la reestructuración dela deuda que llevó adelante el Gobierno nacional con los acreedores privados con títulos emitidos bajo ley extranjera, así como la deuda local en dólares y en pesos. Sin embargo, no hizo referencias a la negociación abierta con el Fondo Monetario Internacional por un nuevo programa de asistencia y el pago de la deuda por u$s 43.900 millones.

Sobre este punto, Guzmán explicó que «se definieron criterios que fueron reconocidos a nivel mundial, que no podíamos cumplir esos compromisos en moneda extranjera».

Y dio una señal a su anfitrión y los otros gobernadores sobre la visión del Ejecutivo nacional: «Estos lineamientos son los mismos que tienen que respetar las provincias si quieren resolver los problemas, y que sea sostenible en el tiempo».

Tras señalar que el Estado debe tener un «rol activo en la recuperación, impulsando la demanda agregada y, al mismo tiempo, propiciando las condiciones para que haya una mayor capacidad productiva en la economía», Guzmán indicó que al mismo tiempo «estamos poniendo las cuentas fiscales en orden».

«La reducción del déficit es importante porque sabemos bien que los déficit se financian con deuda o con emisión monetaria, y por distintas razones eso termina generando problemas, que no queremos que vuelvan a suceder en la Argentina en cuanto a las deudas insostenibles, que hemos reestructurado y cuya sostenibilidad buscamos fortalecer.

Y también subrayó la necesidad de «ir reduciendo gradualmente, de una forma consistente, las necesidades de financiamiento por parte del Banco Central al Tesoro». Otra señal a los agentes económicos y a los funcionarios del FMI.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 + 18 =