Día del cáncer de pulmón: leve baja de la mortalidad en Argentina

0
9

La disminución fue sostenida hasta 2011; luego se frenó. Incidieron un menor consumo de tabaco y nuevos tratamientos.

Si bien no es el más frecuente, el cáncer de pulmón es la primera causa de muerte por cáncer en la población adulta en nuestro país. Y hoy, Día Mundial del Cáncer de Pulmón, es necesario recordar que su malignidad y la falta de estrategias para el diagnóstico temprano lo convierten en general en una enfermedad no curable; sólo el 20% de los casos logra descubrirse en etapas tempranas con chances de tratamiento curativo efectivo. Sin embargo, llegan buenas noticias: la situación puede estar cambiando.

Este cáncer afecta en general a fumadores mayores de 50 años. De todas formas, hay que aclarar que cerca del 25 % de los casos no están relacionados con el tabaco: “entre personas que usan combustión de leña para cocinar, algo frecuente en países como los nuestros, se diagnostican ciertos cánceres de pulmón -señaló en una capacitación para periodistas el oncólogo Luis Corrales, del Centro de Investigación y Manejo del Cáncer, de Costa Rica-. También los causan la radiación, la inhalación de químicos y de gases de hidrocarburos, y los asbestos (amianto)”.

Pero sí, el tabaco es la principal causa evitable. En realidad, lo causan las mutaciones que provoca en las células del pulmón y de otros órganos, la combustión y las sustancias que en ese momento emiten el tabaco, sus aditivos y el papel, resaltó Corrales. “Esas mutaciones son capaces de propiciar división descontrolada de células y desarrollo de tumores”, resaltó.

“Podemos clasificar los cánceres de pulmón en dos grandes grupos. Uno es el de células pequeñas (CPCP), más frecuentes en varones, muy asociados al tabaquismo y de crecimiento rápido, que representan entre el 15% y el 20% de los casos”, explicó por su parte Diego Kaen, jefe de Oncología del Hospital Escuela y de Clínica de la Universidad Nacional de La Rioja.

“El otro 80%, de células no pequeñas (Cpcnp), se subdivide en adenocarcinoma (85%) y otros. Y el 35% de los pacientes con adenocarcinoma no es fumador”, resaltó Corrales.

 

¿Cómo se diagnostica?

Es una de las complicaciones. Al cáncer de pulmón lo llaman “asesino silencioso”, porque los síntomas son similares a los de otras enfermedades respiratorias.

“Lamentablemente, el screening no es posible como estrategia masiva para detectarlo en personas sin síntomas; pero los fumadores deberían pedirle a su médico de cabecera un control”, señaló Kaen y destacó: “está demostrado que una radiografía no sirve. Hace falta una tomografía especial, de baja densidad”

La Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR), recomienda consultar urgente si hay tos persistente de más de ocho semanas; falta de aire; dolor torácico que no cede, y expectoración con sangre. En todos los casos -resalta el comunicado- si el diagnóstico es sospechado y sostenido por estudios, debe realizarse una biopsia para confirmarlo.

Vientos de cambio

De acuerdo con datos del Instituto Nacional del Cáncer, en Argentina la mortalidad por cáncer de pulmón en varones ha disminuido en forma sostenida desde 1980, tendencia estadísticamente significativa hasta 2011.

En el período 2014-2017, la disminución fue menos marcada, pero hasta hoy continúa a un ritmo de -1,7% anual. En las mujeres, se produjo un descenso en el período 2015-2017 con un promedio anual del 2,1%.

El motivo más importante -explica el informe, que contó con el asesoramiento de Sergio Benítez coordinador de la sección Oncología de la AAMR, y subdirector del departamento de oncología de la Asociación Latinoamericana del Tórax- es que argentinas y argentinos fumamos cada vez menos.

Además, los tratamientos disponibles en los últimos años, como inmunoterapia y terapias dirigidas contra blancos moleculares, tienen ya un gran impacto en la sobrevida en ciertos grupos de pacientes. Por otro lado, se trabaja en nuevas técnicas de detección precoz con resultados prometedores y se espera que permitan el diagnóstico antes de que se manifieste incluso en estudios por imágenes.

Además, estrategias no quirúrgicas, como la radiocirugía, permiten un tratamiento potencialmente curativo para personas que no puedan ser operadas. Y las técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas permiten intervenciones mucho menos agresivas, que reduzcan también complicaciones y mortalidad.

Así, el cáncer de pulmón, que era una enfermedad incurable con un pronóstico malo a corto plazo, parece estar virando a una enfermedad prevenible, en función de la reducción del tabaquismo, y controlable con largos plazos de sobrevida en grupos específicos de personas que la padecen.

“De todas maneras -termina el informe-, la mejor estrategia para no tener cáncer de pulmón es no exponerse al humo de tabaco. No permita que fumen en los lugares que frecuenta y no exponga a las personas a humo de tabaco si usted fuma”.

Dejanos tu comentario