Con Washington militarizada, hoy asume Joe Biden la presidencia de EE.UU

0
9

EEUU tendrá hoy una ceremonia de investidura marcada por la pandemia, con Washington militarizada y tensión política. La toma de posesión de Biden y su vicepresidenta, Kamala Harris, será sin desfile, sin multitudes, sin baile y con actos virtuales y televisados para compensar la ausencia de público.

El Servicio Secreto, como el encargado principal de la seguridad durante la toma de posesión, lanzó un plan que incluye duras restricciones de acceso a Washington D.C, la cual estará militarizada y circunscripta bajo un perímetro de «zona verde», de máxima seguridad.

Por su parte, la Guardia Nacional informó que más de 25.000 efectivos apoyan a las fuerzas del orden a nivel federal y distrital para conseguir un clima de tranquilidad durante el traspaso de poder, que pone fin a los cuatro años del republicano Donald Trump como presidente.

Se espera que no se repitan los sucesos registrados el pasado 6 de enero, cuando seguidores del presidente republicano asaltaron el edificio del Capitolio, sede del Congreso, para denunciar un supuesto “fraude” electoral en las elecciones del pasado 3 de noviembre.

Una asunción blindada

Aunque el equipo de transición de Joe Biden preveía ya un evento limitado por la Covid-19, que superó los 400.000 muertos en Estados Unidos, las recientes amenazas de grupos de extrema derecha, envalentonados tras el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero, terminaron por blindar la cita.

La toma de posesión de Biden y su vicepresidenta, Kamala Harris, será particular: sin desfile, sin multitudes, sin baile y con actos virtuales y televisados para compensar la ausencia de público.

El mandatario electo era esperado ayer por la tarde en Washington, donde unos 25.000 miembros de la Guardia Nacional han sido desplegados para garantizar la seguridad durante su asunción, más del doble de los solicitados en ceremonias pasadas.

Biden tenía previsto llegar en tren a la capital desde su ciudad de residencia en Delaware, tal como hizo a diario cuando era senador, pero tuvo que descartar esa opción por las advertencias de seguridad de las agencias federales.

En un breve discurso antes de partir, el mandatario electo se despidió de su estado con lágrimas en los ojos: “Me siento verdaderamente honrado de ser su próximo presidente y siempre seré un hijo orgulloso de Delaware”.

Biden pasará la noche en la Casa Blair, la residencia oficial para los invitados del presidente de Estados Unidos, uno de los pocos gestos a los que accedió el mandatario saliente, Donald Trump, quien no tiene previsto invitar a su sucesor a tomar el té a la Casa Blanca, como se acostumbra, ni tampoco asistirá a la ceremonia de investidura.

En cambio, el vicepresidente saliente, Mike Pence, quien se distanció de Trump por el asalto al Capitolio, publicó en su agenda oficial que mañana a las 11:00 asistirá junto con su esposa a la ceremonia inaugural de la asunción de Biden.

El futuro presidente, un católico practicante que ganó las elecciones con la promesa de “reconciliar” al país, empezará este miércoles su jornada con una misa en la catedral de San Mateo, a la que también invitó a los líderes del Congreso, tanto demócratas como republicanos.

Poco antes del mediodía, comenzará la ceremonia de investidura en las escalinatas del Capitolio, una tradición a la que Biden se quiso aferrar, pese a que su equipo barajó hacerlo en el interior del Congreso.

“Desfile virtual”

Al concluir la ceremonia, Biden hará la habitual inspección de tropas como nuevo comandante en jefe del país, pero la tradicional procesión hasta la Casa Blanca será reemplazada por un “desfile virtual” en el que participarán personas de todo el país, según precisaron los organizadores.

Tampoco se celebrará este año el baile inaugural, ya que el centro de convenciones donde solía hacerse ha sido reconvertido en un hospital de campaña para atender el brote de Covid-19.

Al igual que el desfile, el baile fue reemplazado por un evento virtual: un especial televisivo de 90 minutos que será presentado por el actor Tom Hanks, donde participarán numerosas celebridades y habrá actuaciones musicales de Justin TimberlakeBruce SpringsteenBon Jovi y Demi Lovato.

Dejanos tu comentario