Alerta en el continente: confirman que la nueva cepa del coronavirus llegó a Chile

0
19

Una mujer que regresó al país trasandino desde Londres estaba contagiada y ahora buscan a los pasajeros que viajaron con ella.

La nueva variante del coronavirus, la misma detectada en el Reino Unido hace algunas semanas, ya está en Chile. Así lo aseguró este martes la subsecretaria de Salud Púbica, Paula Daza, quien afirmó que el primer caso detectado es el de una chilena que arribó el 22 de diciembre a las 6:35 am en un vuelo Iberia 6833, proveniente de Madrid, con pasos previos por Dubai y Londres, y que se trasladó en un Jetsmart 281 a Temuco, siendo notificada el 23 de diciembre de su caso positivo.

“No es una cepa más agresiva, aunque sí tenemos información que se trataría de una variante que tiene mayor contagiosidad. Es por eso que se tomaron las medidas de alerta sanitaria y la persona se encuentra en el hospital de su comuna, así como los contactos estrechos para su vigilancia y seguimiento”, dijo Daza, quien agregó que hasta ahora tanto ella como los familiares se encuentran en estado asintomático.

De acuerdo a datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 14 de diciembre pasado las autoridades del Reino Unido informaron que por medio de una secuenciación genómica viral se había identificado esta nueva cepa, una variante del SARS-CoV-2, técnicamente denominada SARS-CoV-2 VUI 202012/01, con más de 1.100 casos hasta entonces.

“El episodio se caracterizó por un incremento de la tasa de notificación de casos hasta más del triple durante los 14 días que van de la semana epidemiológica 41 a la 50 (del 5 de octubre al 13 de diciembre de 2020). Desde el comienzo de la pandemia se han secuenciado de promedio entre el 5 y el 10% de todos los virus SARS-CoV-2 en el conjunto Reino Unido y el 4% en el sudeste de Inglaterra como parte de las actividades sistemáticas de seguimiento”, indica la OMS.

El organismo sanitario mundial añade que entre el 5 de octubre y el 13 de diciembre, más del 50% de los aislados procedentes del sudeste de Inglaterra fueron identificados como la cepa variante. Un análisis retrospectivo situó la primera variante identificada en Kent, en el sudeste de Inglaterra, el 20 de septiembre de 2020, a lo que siguió una rápida proliferación de la misma variante más tarde en noviembre. La mayoría de los casos de COVID-19 en los que se ha detectado esta variante corresponden a personas menores de 60 años.

Según la OMS, la nueva variante ya ha sido detectada -además de Chile- en varios países, entre ellos Alemania, Australia, Canadá, Corea del Sur, Dinamarca, España, Francia, Italia, Islandia y los Países Bajos.

Más contagiosa
La Dra. Inia Pérez, jefe de infectología de la Clínica Alemana, afirma que se trata de “una cepa genéticamente diferente, con algunas mutaciones, que al parecer influiría en ser más transmisible que la original, pero aún no hay suficiente información. Tampoco se sabe si influirá en las vacunas, pero pareciera que no. Hay que esperar que los organismos internacionales se pronuncien. Debemos esperar y tener calma. Es normal que los virus muten y cambien su material genético”, dice.

Según informes preliminares del Reino Unido, esta variante es más transmisible que los anteriores virus en circulación y supone un aumento estimado de entre el 40% y el 70% en la transmisibilidad. Por ello, actualmente se están llevando a cabo investigaciones para determinar si está asociada con algún cambio en la gravedad de los síntomas, la respuesta de los anticuerpos o la eficacia de la vacuna.

Stephania Passalacqua, infectóloga y académica de la Escuela de Medicina de la U. Austral, sostiene que “una de las características de los virus es que mutan, por lo tanto no es de extrañar que con este nuevo coronavirus también se hayan detectado este tipo de mutaciones”.

“Normalmente las mutaciones no son relevantes médicamente, pero esta última cepa detectada en Reino Unido y otros países, tiene características que sí la destacan y por eso la comunidad científica está atenta. Se trata de tres mutaciones persistentes en esta cepa, que se ha distribuido rápidamente en estas cuatro semanas, que podrían darle una mayor capacidad de unión o afinidad al receptor que ocupa las células humanas y por lo tanto podría ser más infeccioso”, cuenta la infectóloga, también miembro del Consejo Asesor científico para la estrategia de vacuna Covid-19.

Autoridades realizan controles sanitarios a pasajeros que vuelven a Chile desde el exterior. Foto: REUTERS/Ivan Alvarado

“Es lo mismo que pasa con la influenza, que muta año a año, con la que se van recolectando muestras alrededor del mundo para determinar si esto cambios son significativos y habrá que hacer modificaciones en la vacuna. Con este coronavirus, es probable que suceda. Tendrá que existir un esfuerzo mundial para recuperar muestras de pacientes de diferentes partes del mundo, y revisar si existen mutaciones significativas”, dice Passalacqua.

En relación a las vacunas, la experta dice que todas tienen potencialmente la opción de funcionar, y que por algo han superado las fases exigidas por la OMS. “Para que una vacuna funcione, debe ser segura y debe producir una protección a la persona para que se infecte menos, o en caso de ocurrir, que la infección sea más leve. Esto ocurre con las actuales vacunas de Pfizer y Moderna autorizadas como uso de emergencia, y probablemente las que vengan también van a poder superar las etapas respectivas”, señala.

Dejanos tu comentario