Advierten que un nuevo rebrote está «a la vuelta de la esquina»

0
24

Especialistas piden a la comunidad recuperar los cuidados para evitar más contagios. Señalan que hay un relajamiento en la sociedad y que esto tendrá un costo «altísimo».

En un contexto en el que aumentan los casos de COVID-19 con respecto a semanas anteriores ya que se incrementó la cantidad de testeos realizados, especialistas advierten que el rebrote está «a la vuelta de la esquina».

Señalan que el hecho de que se acerca la época preinvernal afectará la situación epidemiológica, ya que, ante la disminución de la temperatura, las personas pasarán más tiempo en espacios cerrados, donde se favorece la transmisión viral por aerosoles, una de las principales vías de contagio.

Según señalan, el inminente comienzo de clases presenciales potenciará el riesgo ya que implicará el movimiento de cientos de miles de personas en todo el territorio provincial y no será fácil garantizar que se cumplan los protocolos.

«Yo creo que estamos en una situación en la que tenemos a la vuelta de la esquina un rebrote, solo por el hecho de que vamos a comenzar a estar en espacios cerrados», manifestó el gerente del hospital San Bernardo, Pablo Salomón.

El médico mencionó que la apertura de las escuelas implica un desafío en el marco de la pandemia. Señaló que los niños constituyen «un vector muy importante» de la enfermedad, ya que suelen cursarla sin presentar síntomas, por lo que no suelen ser diagnosticados.

«Los chicos tienen que estudiar, pero vivimos una realidad de ciencia ficción. Es difícil lograr que cumplan la distancia y el uso de barbijo», evaluó Salomón y advirtió: «No sé si alcanzan todas las medidas que se tomaron».

«Yo, personalmente, quiero que apelemos al sentido común. De ahí va a salir quizás un razonamiento interesante sobre lo que se viene», expresó el médico.

Si bien la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó días atrás que el número de casos semanales de coronavirus cayó un 11 por ciento a nivel mundial, esta situación parecería no ser la misma en Salta ni en la Argentina.

El descenso de nuevos casos, que había comenzado en la segunda quincena de enero tras el incremento en diciembre, se detuvo esta semana, en la que se registró un promedio de 6.693 nuevos reportes diarios durante los últimos siete días, contra los 5.400 promedio notificados la semana anterior.

«La realidad sanitaria es que el año pasado en esta época no teníamos casos y, en promedio, los últimos reportes superan los 100 diarios», expresó Salomón y advirtió que este es «un piso alto» para un posible rebrote.

El médico lamentó que en la comunidad se observa un relajamiento en cuanto a las medidas de cuidado: «La ciudad está abierta pero hubiera sido interesante que la población tuviera conciencia de que seguimos en una pandemia y que debemos mantener la distancia y el barbijo. Estamos haciendo muy mal las cosas y eso va a tener un costo altísimo».

El plan de vacunación contra la COVID-19 comenzó hace dos meses pero la realidad es que, hasta ahora, solo un porcentaje pequeño de la población está inmunizada y la temporada estival está cerca de terminar.

«La vacuna es una herramienta importante pero no es la solución a todo esto. Es un granito de arena que aporta la ciencia para comenzar a favorecernos», expresó Salomón.

Evaluó que el impacto de la vacunación es alentador pero no es el deseado ya que aún quedan muchos grupos de riesgo por inmunizar.

El médico destacó que ya se testeó aleatoriamente a algunos trabajadores del hospital que recibieron la vacuna y aseguró que «tienen una carga de anticuerpos bastante interesante».

Levantarían la carpa

En el hospital San Bernardo hay 12 camas para pacientes con COVID-19 que tienen patologías asociadas con el perfil del hospital, como politraumatismos o infartos.

La carpa de cribado que se abrió el año pasado al costado del hospital está vacía y es probable que en marzo se la levante, en una decisión conjunta con el Ministerio de Salud Pública. «Eso nos genera gastos, tenemos recursos humanos asignados ahí y no somos un hospital para COVID-19. Somos un hospital de alta complejidad que atiende a pacientes mayores de 15 años y con patología aguda», expresó Salomón.

Durante el brote que hubo entre agosto y octubre de 2020, se amplió la disponibilidad de camas para pacientes con COVID-19 de 18 a 170 por el colapso que llegó a tener el sistema sanitario.

«La idea es que el hospital Papa Francisco sea el soporte sanitario de COVID-19 porque es el centro de referencia», insistió.

Nuevos casos

El Ministerio de Salud Pública notificó ayer 92 casos nuevos de COVID-19, con lo que el total acumulado llegó a 25.786.

Los pacientes recuperados, en tanto, son 22.603 lo que representa el 88 por ciento de los que se contagiaron hasta el momento.

Hasta ayer había 90 pacientes internados en unidades de terapia intensiva, 37 con asistencia respiratoria mecánica. Los decesos por coronavirus registrados en Salta suman 1.097.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × tres =