Historias de Orán por Riqui Zarra

0
36

“Un día iba caminando y vi en un baldío una tabla, no sabía ni qué madera era pero pensé `de aquí tiene que venir una guiatarra´” comentó el querido cantautor, quien compartió alguna historias de Orán, de los antiguos, de los originarios y temas de su autoría; en comunicación telefónica con La 20, “Me ayudan en esto varias personas ya que no poseo las herramientas, Pipo Castellano, Jesús Ortíz (son varios hermanos, vienen de un padre hacedor de guitarras)”

Tras el agradecimiento de Roque Torres por haberle prestado el nombre “Banda Coplera” vino una historia: Tenía un grupo de alumnos que quisieron formar una banda “entonces yo empecé a tocar un poco con ellos, que le pusieron ese nombre; después yo me alejé y los chicos se fueron a estudiar. Después Roque armó su grupo que se llamaba y cuando lo fueron a Bs. As. y no les venía la inspiración, se fijaron por `La banda coplera´y no estaba asentado, se lo cedimos y lo asentaron como suyo”

En el año ´67 – ´68 ingresó a la Academia El Palito “yo tenía como 10 años, era en la Italiana, enseñaba el maestro Cleto Bejarano, fui con mi hermano y una prima. Estuve 8 años, actuamos en el Festi con Los Bombos de Orán. Doy gracias de haber incursionado en eso, mis viejos tuvieron la visión de meternos ahí; eso me sirvió cuando empecé a escribir, la estructura, la rítmica; me dio seguridad.”

“EL FOLCLORE ES EL QUE SE TRANSMITE DE GENERACIÓN EN GENERACIÓN”

“El Festival no merece que yo esté ahí y viceversa. Se ha ido tornando cada vez más comercial y algo así hay muchos artistas que quedamos afuera lamentablemente”, comentó “Este sistema peligroso que han insertado en cómo elegir el espectáculo no hay cabida para las comunidades. Han hecho creer que el folclore empieza con desde Los Chalchaleros hasta el Chaqueño Palavecino, de ahí todo en medio; pero resulta que hay una música ancestral que ha dado origen y un poco eso se está desconociendo, el verdadero folclore es el pim-pim”

La Otra Campana: Anterior a la fundación de Orán, de este Orán, hubo otra cerca de El Cedral. El profesor Bubi Luna hizo un libro llamado Conozcamos lo Nuestro, yo puse una mirada nueva. En ese Orán hubo un terremoto, parece que la gente se portaba mal; salían con las mujeres de los otros, tomaban guarapo entonces Diosito los castigó, mandó un temblor – esto resumiendo lo que cuenta Bubi Luna – y a la noche se escuchan sonar las campañas, porque también había una capilla ahí y parece que los curas también se portaban mal porque ni la Iglesia se salvó. Yo vivo cerca de El Cedral, y a las noches me siento en el espinillo del patio, paro las orejas, está todo tranquilo y escucho; y no son campanas, son voces; son las voces de los originarios que se han encontrado con la opresión”

AUDIO de la ENTREVISTA:

https://ar.ivoox.com/es/fm-la-20-entrevista-a-riqui-zarra-audios-mp3_rf_40152899_1.html

Dejanos tu comentario